Amor en la lata de leche

Amor en la lata de leche Dos hermanitos en puros harapos, uno de cinco años y el otro de diez, iban pidiendo un poco de comida por las casas de la calle que rodea la colina. Estaban hambrientos: “vaya a trabajar y no molesten”, se oía detrás de la puerta; “aquí no hay nada, pordiosero…”, decía otro…Las múltiples tentativas frustradas entristecían a los niños… Por fin, una señora muy atenta les dijo: “Voy a ver si tengo algo para ustedes… ¡Pobrecitos!” Y volvió con una lata de leche. ¡Que fiesta! Ambos se sentaron en la acera. El más pequeño le

Entrar en emisora

¿Aguila o Pollo?

 ¿Águila o Pollo?Érase una vez un hombre, que mientras caminaba por el bosque, encontró un aguilucho. Se lo llevó a su casa y lo puso en un corral, donde pronto aprendió a comer la misma comida que los pollos y a conducirse como estos. Un día un naturalista que pasaba por allí le preguntó al propietario porqué razón un águila, el rey de todas las aves y los pájaros, tenía que permanecer encerrada en el corral con los pollos. -Como le he dado la misma comida que a los pollos y le he enseñado a ser pollo, nunca ha aprendido

Entrar en emisora

50 Promesas para un Matrimonio

1. Comenzar cada día con un beso. 2. Usar siempre su anillo de bodas. 3. Salir juntos una vez a la semana. 4. Aceptar sus diferencias. 5. Ser cortés. 6. Ser bondadoso. 7. Hacerse regalos. 8. Sonreír con frecuencia. 9. Tocarse. 10. Hablar de los sueños. 11. Elegir una canción para que sea “nuestra canción”. 12. Frotarse la espalda. 13. Reir juntos. 14. Enviarse cartas sin un motivo especial. 15. Hacer lo que a la otra persona le gusta, antes que él o ella lo pida. 16. Escucharse. 17. Alentarse. 18. Hacerlo a la manera de él o de ella.

Entrar en emisora

Autoestima y egoísmo

Autoestima y egoísmoAutor: Jorge Bucay Cuenta una vieja historia que había una vez un señor muy poco inteligente al que siempre se le perdía todo. Un día alguien le dijo: – Para que no se te pierdan las cosas, lo que tienes que hacer es anotar donde las dejas. Esa noche, al momento de acostarse, agarró un papelito y pensó:-“Para que no se me pierdan las cosas…” Se sacó la camisa, la puso en el perchero y anotó “la camisa en el perchero…”; se sacó el pantalón, lo puso a los pies de la cama y anotó: “el pantalón a

Entrar en emisora

Poner la culpa en el otro.

Poner la culpa en el otro. Enfrentar problemas. Asumir responsabilidades. La culpa es un sentimiento que duele, se siente feo en el cuerpo y en el alma. Tal vez por eso, los seres humanos tendemos muchas veces a poner la culpa y la responsabilidad en el otro. Pareciera que siempre hay un factor externo humano o no, que es el responsable de nuestros propios errores y no siempre es así. Es difícil enfrentar el error, el saber que nos equivocamos, que hemos sido nosotros y nadie más que nosotros los que hemos lastimado a alguien, ofendido, agredido, etc. Como un

Entrar en emisora

Los dos sacos

Los dos sacos.Hay una antigua leyenda acerca de tres hombres, cada uno de los cuales, cargaba dos sacos, sujetos a sus cuellos, uno al frente y el otro a sus espaldas. Cuando al primero de ellos le preguntaron que había en sus sacos, el dijo: “Todo cuanto de bueno me han dado mis amigos se halla en el saco de atrás, ahí fuera de la vista, y al poco tiempo olvidado.” El saco de enfrente contiene todas las cosas desagradables que me han acontecido y, en mi andar, me detengo con frecuencia, saco esas cosas y las examino desde todos

Entrar en emisora

Un clavo saca otro clavo

Un clavo saca otro clavo Hubo una vez un hombre que pensaba en como sacar un clavo de una tabla gruesa de madera, pues no tenía tenazas, solo un mazo y unos clavos. Pasó mucho rato tratando de pensar la manera de sacarlo y cuando iba a desistir se le ocurrió una idea. Tomó otro clavo y la clavó sobre la cabeza del que quería sacar y de esta forma el primer clavo salió del otro lado de la tabla. A veces tenemos un odio, un dolor, un resentimiento que hemos estado tratando de sacar de nuestros corazones y no

Entrar en emisora

El poder de la oración

El poder de la oración Gabriela Louise Redden, una mujer pobremente vestida y con una expresión de derrota en el rostro, entró en una tienda de abarrotes. Se acercó al dueño de la tienda, y de una forma muy humilde le preguntó si podía fiarle algunas cosas. Hablando suavemente, explicó que su marido estaba muy enfermo y no podía trabajar, que tenían 7 hijos, y que necesitaban comida. John Longhouse, el abarrotero, se mofó de ella y le pidió que saliera de la tienda. Visualizando las necesidades de su familia, la mujer le dijo: “Por favor señor, le traeré el

Entrar en emisora

El pichón de águila

El pichón de águilaUn día, recorriendo la montaña un pastor encontró, medio muerto de hambre y abandonado, en un nido roto, un pichón de águila. El polluelo fue recogido y cuidado por el pastor, quien lo llevó a su casa y dió a sus hijos. Con el tiempo, lo que fue un débil pichón, se convirtió en una joven ave un poco mascota, un poco juguete, de los chicos de la casa. Recuerdo que solían llevarla al pueblo con una cadenita atada a la patita y la paseaban como quien lleva un perrito faldero. La joven águila vivía encantada esta

Entrar en emisora

El mismo traje

El mismo trajeCierta vez un hombre visitó a su Rabí, y le relató su problema: — Rabí, soy un sastre. Con los años gané una excelente reputación por mi experiencia y alta calidad de mi trabajo. Todos los nobles de los alrededores me encargan sus trajes y los vestidos de sus esposas. Hace unos meses, recibí el encargo más importante de mi vida: El príncipe en persona escuchó de mí y me solicitó que le cosiera un ropaje con la seda más fina que es posible conseguir en el país. Puse los mejores materiales e hice mi mejor esfuerzo. Quería

Entrar en emisora